Tienes Mucho Valor

ALTAR FAMILIAR

Levítico 26:3 – 27:34

Acaso puede poner Dios precio a la vida Humana?, Acaso lo hizo ya?

En el estudio de esta semana, estoy seguro que todos notamos que Dios le dice al pueblo precio pondran por cada persona que se consagre al señor voluntariamente, nos indica esto que nuestras cabezas tienen un valor economico que se puede pagar con dinero?

La respuesta a esto es SI, Dios ha estipulado un precio por nosotros lo que ha quedado demostrado en estos pasajes, pero ese precio del que se habla en esta escritura el cual tendria que ser pagado y luego no podria restituirse sino que inmediatamente quedaba consagrado al señor, no lo veremos como un precio en Dinero, esa persona que se entregaba voluntariamente a Dios como un voto, y pagaba dinero para estar a paz y salvo con ese voto, es una sombra de lo que nosotros somos en la actualidad, definitivamente hay un precio por cada persona es un precio demasiado alto, un precio que ni tu ni yo podriamos pagar, Dios lo sabia, asi que el mismo, pago el precio por cada uno de nosotros, ahora ese precio, la preciosa sangre de nuestro redentor derramada en la cruz, es un precio que no se puede alcanzar ni con todo el dinero del mundo,como entonces estaremos a paz y salvo con ese voto. Lo que les quiero proponer que lo que Dios esta diciendonos en este capitulo, es que una vez el pago el precio nosotros estamos llamados a entregarnos a el de manera irrevocable, completa, integral, integra, sin condiciones ni restricciones, ahora le pertenecemos a el, somo una ofrenda consagrada para el, y como tal debemos presentarnos, como un sacrificio vivo en la presencia del TodoPoderoso, esperando que el nos reciba como olor fragante.

Ademas, esta porcion nos enseña tambien, que al ser creados por el mismo Dios, todos tenemos un valor, y quiero llamar la atencion de todos los lectores para que entendamos que nuestros hermanos, nuestro projimo tiene el mismo valor que nosotros delante del señor, si queremos volver a las raices del cristianismo, debemos volver tambien al respeto a las demas personas sean hermanos en la fe o no, porque a traves del amor que expresemos a los demas, DIOS podra hacer una obra de Redencion.

Muchas veces nos preguntamos como evangelizar, como hablarles de cristo a los demas, la respuesta es bien sencilla, entendamos el precio que cada persona tiene delante de Dios, si Dios sintio que esa persona era lo suficientemente valiosa como para ponerla en su mundo, si Dios sintio que esa persona era lo suficientemente valiosa como para tomar forma humana y entregar su vida en una cruz, esa persona merece nuestro respeto.

La historia del Buen samaritano que todos conocemos nos enseña que al mostrar amor a otras personas que podemos ver, mostramos amor al Dios que no vemos. por otra parte el Segundo mandamiento dice AMAREMOS A NUESTRO PRÓJIMO COMO NOS AMAMOS A NOSOTROS MISMOS. Al hacer esto aparentemente tan sencillo, estamos seguros de que Dios hara un milagro, y nosotros en algun momento recibiremos lo mismo.

ALTAR FAMILIAR

En la siguiente Historia los padres y los hijos reflexionaremos acerca de la importancia y el valor de cada uno de nosotros para Dios.

Otro verano lleno de diversión en el camping Wallabee estaba en plena marcha. Los campistas ya se habían acomodado. Ellos realmente disfrutaban de los largos días de deporte, las excursiones en la naturaleza, y especialmente de la natación y de la navegación en el Lago Wallabee.

Un día, Ariel y sus amigos charlaban y bromeaban mientras regresaban del lago para almorzar. Caminaron rápidamente, pasando por la antigua portería, sin prestar atención. Sólo Ariel se detuvo por un momento para saludar al pequeño, arrugado y medio dormido hombre que había adentro.

“Hola Manuel, ¡que tengas un buen día!” dijo Ariel, con una gran sonrisa. Intercambió algunas palabras agradables con el hombre, y corrió para alcanzar a sus amigos que ya habían llegado a la cafetería.

“Hey Ariel, ¿Por qué te demoraste tanto tiempo?” Dijo irónicamente Federico. “¿Tuviste otra profunda conversación con tu amigo el portero?” Se rió burlonamente.

Ariel se sonrojó, avergonzado por el comentario del chico. El viejo Manuel era un hombre sencillo y simple sin mucha educación, y trabajaba en algo que los chicos consideraban un trabajo sin importancia. Ellos a veces se burlaban de él a sus espaldas, pero por lo general sólo lo ignoraban, como si ni siquiera existiera.

Pero los padres de Ariel siempre le enseñaron a respetar a todas las personas por igual. Su padre siempre decía: “Si Dios sintió que alguien era lo suficientemente importante como para ponerlo en Su mundo, sin duda es lo suficientemente importante como para que nosotros lo tratemos decentemente”.

Ariel se concentró en su almuerzo, tratando de ignorar el insulto de su amigo, y el incidente pronto fue olvidado.

El día siguiente salieron a navegar. Los emocionados campistas trotaron hacia el lago. Cada uno de ellos pasó corriendo al lado de Manuel, el portero, sin siquiera mirarlo. Cuando Ariel pasó al lado de Manuel, sintió la tentación de hacer lo mismo. Quizás los otros chicos tenían razón, y era absurdo prestar tanta atención a alguien así.

Estaba a punto de pasar volando al igual que el resto, pero algo dentro de él no lo dejó. “Una persona es una persona”, pensó. “Sólo porque él no es considerado alguien importante, eso no significa que debo ignorarlo”. Entonces se detuvo y saludó a Manuel. Él, como de costumbre, sonrió de vuelta y murmuró unas cuantas palabras amistosas.

Ariel y Federico, que habían formado un equipo, condujeron rápidamente con su bote hasta el otro extremo del lago. Pero se dejaron llevar por la emoción, y pasaron demasiado cerca de la orilla rocosa. De pronto sintieron un gran golpe y un fuerte sonido de rasgadura. Los chicos se sorprendieron al oír aquel sonido, y se sorprendieron aún más al ver como el agua entraba en el bote.

“¡Una roca afilada debe haber perforado la parte inferior de nuestro bote!” gritó Ariel.

Afortunadamente estaban muy cerca de la otra orilla del lago, y fueron capaces de llevar rápidamente el bote averiado hasta tierra firme.

“¿Qué hacemos ahora?”, preguntó Federico muy asustado.

“No te preocupes”, dijo Ariel, “Cuando los encargados revisen la lista de botes, y noten que no volvimos a tiempo, de seguro saldrán a buscarnos”.

Pero Federico no parecía aliviado. De hecho se veía aterrorizado. “¡Oh, no!”, suspiró él. “Yo estaba tan apresurado que olvidé firmar la lista. Nadie sabe que estamos aquí. ¡Estamos atrapados aquí para siempre!”

Las horas pasaban y no había ninguna señal de ayuda. Comenzaba a oscurecer. Los muchachos no sabían que hacer y se encontraban al borde de la desesperación.

De pronto se oyó el sonido de un motor acercándose. Ellos se sintieron aliviados al ver que el guardacostas del campamento los apuntaba con su linterna “¡Gracias por salvarnos!”, gritaron agradecidos los muchachos.

El guardacostas sacudió la cabeza. “No me agradezcan a mí”, dijo seriamente. “Sus nombres no estaban en la lista, y yo no sabía que ustedes estaban aquí perdidos”.

Los muchachos parecían confundidos. “Entonces, ¿cómo supo usted que estábamos perdidos?”

“Pueden agradecerle al viejo Manuel, el portero del campamento”, dijo el guardacostas. “Yo estaba a punto de cerrar el desembarcadero, cuando vino corriendo y me dijo que ustedes no habían regresado. Yo le aseguré que si habían regresado, pero él insistió, diciendo que había estado en su caseta toda la tarde, y que un muchacho, el único muchacho que siempre hablaba con él, lo había saludado en la mañana camino hacia el lago, pero no lo había saludado en el camino de regreso al campamento. Cuando contamos los botes de nuevo, descubrimos que él tenía razón”.

Los muchachos quedaron muy sorprendidos, con la boca abierta de par en par. Ambos vieron claramente como el hombre “sin importancia” que Ariel saludaba habitualmente con respeto, había salvado sus vidas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s